BLOG

Curiosidades sobre tu umbral del dolor ¿Cuánto puedes resistir?

“¡Aaaaaaaauch!”… ¿Te recuerda algo esta expresión? Todos la hemos pronunciado en algunos momentos de nuestra vida. El dolor es una experiencia tanto sensorial como emocional que es percibida como desagradable y la cual suele asociarse a algún tipo de lesión o daño. 

Ciertamente, cada persona tiene su propia manera de percibir el dolor. Eso es algo que se conoce como ‘umbral del dolor’, en torno al cual existen algunas curiosidades. 

Por ejemplo, ¿sabías que puede modificarse, está regulado por la cultura e incluso puede abordarse mediante descargas eléctricas? 

¿Qué es el umbral del dolor? 

Por supuesto, medir el dolor es un dato completamente subjetivo, pues tiene que ver con la percepción de cada persona. El dolor puede ser desagradable, pero experimentarlo es un mecanismo natural del cuerpo para ponernos en alerta. 

El umbral del dolor se define como la intensidad mínima a partir de la cual un estímulo se considera doloroso.  

A veces se le confunde con ‘tolerancia al dolor’, pero éste se refiere a la intensidad máxima de dolor que una persona es capaz de soportar.  

El umbral del dolor y tolerancia al dolor tienen puntos en común

  • Son inconstantes. 
  • Varían de una persona a otra. 
  • Están influenciados por aspectos como la genética. 
  • Quedan marcados por factores sociales y hasta los emocionales. 

Curiosidades sobre el umbral del dolor 

El umbral del dolor se puede modificar

 Un estudio realizado en 2010 por la Sociedad Española del Dolor quiso descubrir si el umbral del dolor en las personas puede ampliarse mediante algunas técnicas médicas y encontró algo fascinante. 

Trabajaron con 35 personas a las que dividieron en dos grupos: a uno no le aplicaron ningún tipo de tratamiento, mientras que al otro le aplicaron una técnica de energía muscular. Después se valoró el umbral del dolor de cada uno, particularmente en la zona del hombro izquierdo y notaron que quienes habían recibido energía muscular presentaron un aumento en su umbral del dolor. 

Estaría regulado por la cultura: 

Cada persona la vive y afronta de manera distinta, pues está influida por factores culturales y las experiencias previas del sujeto. Esto se debe a que el dolor está conformado por tres componentes: 

  1. Sensitivo: impulso desencadenado por los receptores del dolor. 
  2. Cognitivo: aprendizaje cultural respecto al dolor y las conductas al respecto en el entorno social y cultural. 
  3. Emotivo-afectivo: emociones frente al dolor y cómo influye en la interpretación. 

El dolor disminuye con la altitud 

Curiosamente, el umbral del dolor estaría afectado incluso por aspectos geográficos. Un estudio llevado a cabo por la Organización Panamericana de la Salud (OPAS) publicó un estudio sobre el umbral del dolor en ratones a diferentes altitudes. 

Al trabajar con 50 roedores, observaron que las áreas de gran altura representan un factor importante en la modificación de órganos, sistemas y funciones, y que el umbral del dolor disminuye durante la exposición a áreas de gran altura. 

El umbral del dolor estaría afectado por el estrés 

Un estudio de 2015 llevado a cabo por el Departamento de Fisioterapia de la Universidad de Tel Aviv encontró que el estrés aumenta significativamente la intensidad del dolor y reduce la capacidad para hacerle frente. 

La investigación trabajó con 29 hombres que se sometieron a un algoritmo informático diseñado para inducir el estrés psicológico. Pero antes, se sometieron a experimentos para evaluar su umbral del dolor, los cuales volvieron a ser aplicados después del algoritmo. Encontraron que cuanto mayor es la percepción de estrés, la capacidad de modulación del dolor también se transforma. 

El umbral puede trabajarse con descargas eléctricas 

El umbral del dolor se mide a partir de estímulos que generan dolor. Y aunque en ocasiones sea una señal de alerta, nadie desea experimentarlo, sobre todo cuando desea sanar algún problema físico. Existe una manera de hacerlo: mediante descargas eléctricas. 

Cuando sentimos dolor, la zona afectada del cuerpo viaja al cerebro para notificarle lo que está ocurriendo. En respuesta, el cerebro envía una señal de dolor. ¿No sería genial una alternativa capaz de aliviar ese dolor e incluso bloquear el mensaje antes de que llegue al cerebro? aquí te contamos cómo funciona TENS. 

La Terapia de Electroestimulación Nerviosa Transcutánea (TENS) es muy sencilla. Se colocan electrodos en el cuerpo y un aparato llamado ‘electroestimulador’ se encarga de hacer el resto. 

Lo mejor es que es una alternativa natural y muy recomendada por médicos y fisioterapeutas, pues además no requiere de medicamentos y puede aplicarse en casa. 

Umbral del dolor, una curiosa herramienta 

Como hemos visto, en torno al umbral del dolor aún se sabe poco. Sin embargo, sí se tiene claro que representa una herramienta clave para los seres vivos. 

Podrá estar muy determinada por la cultura y cambiar con el tiempo, pero lo cierto es que es una guía útil para evaluar el dolor. Y si un aparato es capaz de aliviarlo, bienvenido sea. 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.