BLOG

¿Para qué sirve y para qué NO sirve la terapia TENS?

Imagina que sufriste una lesión y tu sistema nervioso está por enviarle a tu cerebro la señal de dolor intenso. ¿No estaría increíble poder bloquear ese mensaje y, a cambio, liberar placenteras endorfinas?

Pues esto sí es posible. ¿Cómo? Mediante la llamada TENS, que son las siglas en inglés de Electroestimulación Nerviosa Transcutánea.

Es útil para una gran cantidad de casos y padecimientos, aunque también es cierto que hay situaciones en las que no se recomienda. ¿Cómo distinguir cada una? Toma nota.

¿Qué es TENS y cómo funciona?

El TENS es una práctica de salud que ayuda a aliviar el dolor en diversas partes del cuerpo humano. Y lo hace mediante corriente eléctrica, la cual es aplicada de manera no invasiva.

Por supuesto, sabemos que el dolor es una parte vital del ser humano y un mecanismo natural de advertencia. Sin embargo, quizá no sea tan necesario padecer un dolor tan intenso, sobre todo si hay maneras de contrarrestarlo.

A lo largo del tiempo y de los estudios realizados, este método ha demostrado ser eficaz y seguro.

Tan es así, que ha sido recomendado por médicos y fisioterapeutas en el mundo, pues ofrece alivio sin necesidad de medicamentos.

Para aplicarlo, sólo hacen falta:

  • Un electroestimulador (operado con pilas), que puede incluir niveles de intensidad.
  • Electrodos (de diferentes tamaños, según la zona afectada).
  • Un cable que conecta al electrodo con el electroestimulador.

Funciona de una manera muy sencilla:

  1. Cerca de la zona del cuerpo donde se presenta el dolor, se colocan los electrodos, que a su vez están conectados al electroestimulador.
  2. Con la ayuda de este aparato, se liberan pulsos eléctricos y estimulación sensorial.
  3. Juntos, logran bloquear el dolor registrado por el sistema nervioso, antes de que la señal llegue al cerebro (y así, cerrando la llamada ‘Puerta del dolor’).

Y no sólo eso. Además de ayudar a bloquear la señal de dolor, TENS también se encarga de estimular la liberación de endorfinas (sustancias naturales del cerebro encargadas de aliviar el dolor), lo cual le dará a la persona una sensación placentera.

¿Para qué SÍ sirve TENS?

TENS sería muy útil para aliviar:

  • Dolores crónicos: Se caracterizan por tardar en manifestarse, pueden empeorar con el tiempo y son resultado de un largo proceso. Un ejemplo sería la artritis, para la cual la TENS sería un tratamiento prometedor.
  • Dolores agudos: Pueden ser repentinos, como una fractura, un golpe, una caída, o alguna lesión haciendo ejercicio o algún movimiento brusco. Por ejemplo, si al salir a correr te lastimaste el tobillo, la terapia TENS está a tu servicio.
  • Dolores musculares: Sin importar si el dolor es crónico o agudo, tanto en hombros como en brazos, manos, zona torácica, espalda baja, piernas y pantorrillas, entre otras zonas, la TENS puede ser tu guardián.

El electroestimulador BackVolt cuenta con la ventaja de tener 3 funciones en 1: además de calmar el dolor crónico a través del TENS mediante 30 niveles de intensidad, ayuda a reducir la fatiga muscular, y ofrece la función de masaje eléctrico.

¿Para qué NO sirve TENS?

  • Para las siguientes partes del cuerpo: Hay que evitar zonas como la cabeza, la garganta, el costado del cuello, cavidades, el pecho, o alguna zona que tenga una herida abierta o irritada, pues podría causar irritación, quemaduras o un choque eléctrico.
  • En mujeres embarazadas y niños: Esto, debido a que su impacto es desconocido y podría no ser seguro, y tampoco ha sido evaluado para uso pediátrico
  • En estos casos específicos: Personas con marcapasos, enfermedades del corazón, epilepsia, trombosis, varices, cáncer, diabetes, o con algún deterioro cognitivo (como demencia o Alzheimer), pues podría causarles agitación debido al tipo de tratamiento.

La tecnología, a tu servicio

Nadie quiere vivir con un dolor físico que termine siendo crónico. Todos merecemos una existencia plena y la ciencia médica puede ayudarte.

Por supuesto, recuerda siempre acercarte a un experto en la salud para que pueda orientarte sobre lo que TENS puede o no hacer por ti.

Este método ya ha comprobado sus ventajas. Y donde se le necesite, ahí estará. Recuerda que la vida empieza cuando el dolor se va.

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.