BLOG

Todo lo que debes saber sobre los electrodos en TENS y EMS

Aliviar el dolor, rehabilitar, entrenar, disminuir la grasa, ganar resistencia física… Esas son tan sólo algunas de las bondades de la llamada ‘electroestimulación’.

Se trata de uno de los grandes descubrimientos en el área de la salud y el bienestar físico, pues ofrece enormes beneficios de un modo completamente sencillo.

¿Cómo? Con un aparato que libera pulsos eléctricos, el cual funciona con electrodos. ¿Quieres saber más? Aquí algunas preguntas frecuentes y sus respuestas.

¿Qué son los electrodos y para qué sirven?

Los electrodos son dispositivos con una superficie adhesiva que se colocan en áreas específicas del cuerpo, los cuales liberan pulsos eléctricos de diversa frecuencia y para diferentes fines.

A los electrodos también se les conoce como ‘electroestimuladores’ o ‘electrofitness’.

¿En qué casos se utilizan los electrodos?

Se utilizan para las terapias llamadas de ‘electroestimulación’, las cuales pueden ser:

  1. TENS (siglas en inglés de ‘Electroestimulación Nerviosa Transcutánea’): Para aliviar el dolor crónico y agudo.
  2. EMS (siglas en inglés de ‘Electroestimulación Muscular’): Para fortalecer y tonificar los músculos (por ello, suele utilizarse en el mundo fitness).

¿Cómo funcionan?

  • En el caso de TENS: Los electrodos liberan pulsos eléctricos que entran al cuerpo y son capaces de bloquear la señal del dolor, incluso antes de que el mensaje llegue al cerebro.
  • En el caso de EMS: Los electrodos generan contracciones musculares profundas o difíciles de alcanzar con un entrenamiento tradicional.

¿Son seguros?

Sí. De hecho, suelen ser recomendados por médicos y fisioterapeutas, pues además tienen la ventaja de poder aplicarse en casa, de un modo rápido y sencillo, tener mínimos efectos secundarios y prescindir de medicamentos.

¿En qué partes del cuerpo SÍ se pueden colocar electrodos y en cuáles NO?

  • SÍ se pueden colocar en: músculos, rodillas, piernas, abdomen, glúteos, espalda, hombros, brazos, manos, codos y cuello.
  • NO se pueden colocar en: cara, cuello, cabeza, zona cardiaca o el vientre (en embarazo).

 Además de los electrodos, ¿qué otros materiales se usan para aplicar la electroestimulación?

  • Un aparato electroestimulador, que puede incluir varios niveles de intensidad.
  • Un cable que conecta al electrodo con el electroestimulador.
  • Pilas/baterías

 

¿Existen diferentes tipos de electrodos?

Sí. Varían en su tamaño y forma, según la parte del cuerpo en la que se vayan a colocar:

  • Cuadrados: Para zonas más pequeñas y delicadas del cuerpo (como cuello y pies).
  • Rectangulares: Para cubrir mejor áreas como la cintura y la espalda baja, de manera más uniforme.
  • Redondos: Para zonas más pequeñas y curvas del cuerpo, como rodillas y hombros.
  • De mariposa: Para cubrir áreas del cuerpo más grandes (como espalda y muslos) y así evitar usar varios electrodos al mismo tiempo.

¿Cómo se colocan?

  1. Comprueba que el equipo esté en las mejores condiciones.
  2. Utiliza un gel neutro o un paño humedecido en agua sobre el área de la piel donde se colocarán los electrodos.
  3. En el caso de TENS, coloca el electrodo cerca de la zona del cuerpo que experimenta dolor crónico. Evita ponerlo en áreas donde exista alguna herida abierta o irritada.
  4. Una vez colocados, y para un tratamiento personalizado, ve alternando los parámetros de estimulación y registra la frecuencia en la cual se obtuvieron mejores resultados.
  5. Terminada la terapia, no jales los electrodos desde el cable. Mejor despégalos suavemente por las esquinas hasta retirarlos completamente.
  6. Ya retirados, adhiérelos al plástico que los envuelve o en papel aluminio.

¿Cómo aprovechar al máximo los electrodos?

  • Comprueba que los electrodos sean compatibles con la piel y transmitan la corriente de manera correcta.
  • Asegúrate de que el electrodo sea del tamaño adecuado a la zona del cuerpo en la que lo vas a colocar.
  • Regularmente, checa que las pilas sigan funcionando en su óptima capacidad.
  • Procura limpiar muy bien la zona de la piel en la que se colocará el electrodo, y retira cualquier tipo de grasa, crema o cosmético que pudiera dañar la superficie adhesiva del electrodo.
  • Ten siempre a la mano el instructivo, el manual de aplicación y un reemplazo de pilas.

¿En qué debo fijarme al comprar electrodos?

  • Que se adhieran fácilmente a la piel.
  • Que no lastimen ni irriten la piel (prefiere las que sean libres de látex y/o de tela hipoalergénica).
  • Que tengan un alto grado de conductividad de corriente.

La línea de electrodos Backvolt, por ejemplo, ofrece electrodos tanto cuadrados como rectangulares, redondos y de mariposa. 

Tienen además la ventaja de tener un gel autoadhesivo que permite reutilizar las mismas almohadillas entre 25 a 35 veces, sin perder su efectividad.

 

 

 

Tecnología al servicio de tu bienestar

Ahora que sabes todo sobre los electrodos, es momento de utilizarlos a tu favor. ¿Dolor agudo? La electroestimulación puede ayudarte. ¿Tonificar los músculos? La electroestimulación también es tu aliada.

Sus aplicaciones son diversas y sus objetivos también. Recuerda siempre asesorarte con un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.