BLOG

EMS para el dolor

La electroestimulación muscular EMS, consiste en la generación de contracciones musculares artificiales, a través de la estimulación nerviosa con pulsos eléctricos de baja frecuencia e intensidad, muy similares a los que son emitidos por el cerebro, desencadenando una acción muscular natural que pone a las fibras en movimiento.

La terapia con EMS es útil para tonificar y fortalecer aquellos músculos y fibras profundas, ubicados en sitios donde es difícil hacerlo con un entrenamiento tradicional.

También se aplica en procesos de rehabilitación funcional, cuando por algún motivo ciertas partes de la anatomía deben permanecer en reposo debido a una lesión específica. ¿Pero, efectivamente, EMS sirve para tratar el dolor?  

¿Cuándo usar EMS y cuándo TENS?

La electroestimulación muscular es una metodología moderna para la rehabilitación, la estética y/o el fitness, en la que se utiliza corriente eléctrica para generar contracciones musculares.

Básicamente, EMS otorga resultados rápidos con bajo esfuerzo físico.

Esto no quiere decir que esta terapia funcione durante el sedentarismo o permaneciendo quietos, la EMS debe estar acompañada de una dieta adecuada y una rutina de ejercicios.

Pero, cuando de tratamiento del dolor se trata, el método más efectivo para aliviarlo es la Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea (TENS), donde a través de electrodos, se envían ondas eléctricas a las terminales nerviosas, generando una rápida sensación de bienestar y analgesia, bloqueando la señal del dolor antes de que llegue al cerebro.

¿Utilizar EMS tiene efectos adversos?

  1. NO USAR TODOS LOS DÍAS: En el caso de elegir entrenarte con EMS, recuerda que no debes aplicarlo todos los días.  A diferencia del TENS para la terapia del dolor crónico, que su efecto aumenta si se realiza cotidianamente, con la EMS no es recomendable realizarla todos los días, pues las fibras no están preparadas para tanto estímulo y pueden lesionarse. Expertos recomiendan realizarlo 2 veces por semana y combinarlo con ejercicios aeróbicos cardiovasculares.
  2. NO UTILIZAR SI SUFRES DE EPILEPSIA, TIENES MARCAPASOS O ESTÁS GESTANDO: Será sumamente importante contemplar que el EMS puede dañar o atrofiar fibras musculares si no se utiliza correctamente.  
  3. ACOMPAÑAR SU USO CON UNA DIETA EQUILIBRADA Y EJERCICIOS: El entrenamiento con EMS no funcionará si no se combina con entrenamiento físico y una dieta adecuada. 

¿Te ha sido útil este artículo? Recuerda que es muy importante que consultes con un especialista antes de comenzar cualquier tratamiento u entrenamiento con TENS o EMS, ya sea para entrenar, por cuestiones estéticas, para tratar los dolores crónicos o lesiones. 

En Backbone hallarás mucha información, artículos, material didáctico e infografías para dejar de lado el dolor crónico, tonificar y fortalecer tu cuerpo para poder cumplir con todos tus objetivos, desde los más pequeños hasta los más grandes.