BLOG

¿Dolor por hernia discal? La terapia TENS puede ayudarte

¿Cómo podrías definir un dolor por hernia discal? Estarás de acuerdo con nosotros en que todas las palabras que puedan usarse no alcanzaría para describirlo, ¿cierto? Por fortuna, existen alternativas para aliviar el malestar.

¿Has oído hablar de algo llamado ‘Electroestimulación Nerviosa Transcutánea’? Quizá te suene más familiar por sus siglas en inglés: TENS.

En los casos de hernia discal (también llamada hernia de disco), TENS puede ser una opción no invasiva para aliviar el dolor que provoca esta condición.

¿Por qué ocurre una hernia discal?

Comencemos desde el principio: La columna vertebral de nuestro cuerpo está conformada por huesos, músculos, tendones y nervios. Entre cada vértebra se encuentran huesos, y entre cada uno de ellos existen unos amortiguadores cartilaginosos llamados discos.

Cada uno de estos discos cuenta con un núcleo (que es suave) y un anillo (que es más duro). La hernia de disco ocurre cuando, debido a una lesión o distensión, ese anillo se desgarra y empuja al núcleo hacia afuera.

Esto ejerce presión sobre los nervios cercanos. Entonces, se envía un mensaje al cerebro para activar la sensación de dolor.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Las hernias discales ocurren con más frecuencia en hombres de mediana edad o avanzada. Sin embargo, otros factores de riesgo son:

  1. Tener malas posturas: Doblar o torcer repetitivamente la espalda baja, sentarse o quedarse parado en la misma posición por muchas horas o incluso tener un estilo de vida sedentario pueden favorecer un problema discal.

  2. Ejercer un trabajo físicamente exigente: Movimientos constantes como levantar, tirar, empujar, doblar hacia los lados o torcer también son factores de riesgo.

  3. Tener sobrepeso: Esto se debe a que el peso presiona y causa estrés adicional en los discos.

  4. Fumar: El tabaquismo podría disminuir el suministro de oxígeno al disco, lo cual lo deterioraría más rápidamente.

¿Cómo puede tratarse?

  • Descanso.
  • Fisioterapia.
  • Medicamentos e inyecciones.
  • Calor o hielo en la zona adolorida.
  • Soportes lumbares para mejorar la postura 
  • Terapia de electroestimulación (TENS).

Sobre este último, se trata de una tecnología que utiliza pulsos eléctricos de baja frecuencia, que se producen con la ayuda de electrodos, los cuales se colocan en el cuerpo.

De esta manera, el pulso eléctrico bloquea la señal de dolor, incluso antes de que llegue al cerebro.

¿Qué hay de la postura?

Una opción interesante son los soportes lumbares, que ayudan a mejorar la postura durante todas las actividades cotidianas sin necesidad de que el dolor interfiera con nuestras obligaciones y pasatiempos. 

Puedes conocer más de este tipo de soportes y descubrir las ventajas de incorporarlos a tu rutina, como es el caso de Alterbone, una de las mejores opciones actuales en soportes para tu espalda. 

¿Cuales son los beneficios? 

  1. Ajuste Independiente con poleas que gradúan el soporte tanto en la parte superior como en la inferior del cinturón, zonificando la compresión y aliviando los espasmos musculares de manera precisa.
  2. Poseen diseño discreto que puede ser usado en todo momento pues permiten ser llevados por debajo de la ropa, ideal para personas con un estilo de vida activo.
  3. Comodidad en todo momento gracias a su superficie de suave terciopelo para evitar irritaciones, además de confortables almohadillas de malla. Son de material respirable que expulsa el calor y no generan humedad. 
  4. Resistente cierre que asegura el ajuste y lo mantiene en posición, aun cuando se está en continuo movimiento o ejerciendo cualquier fuerza adicional.

La terapia TENS ha probado su efectividad en diversas molestias físicas. De hecho, expertos en salud de todo el mundo la han recomendado, pues cuenta con la ventaja de no requerir medicamentos.

Hay aparatos de electroestimulación que, además de calmar el dolor crónico, ayudan a reducir la fatiga muscular y proporcionan un masaje eléctrico. El electroestimulador BackVolt ofrece estas tres funciones en uno.

Adiós, dolor… ¡y no vuelvas jamás!

Nadie merece vivir con malestar. Siempre será mucho mejor aliviar el dolor e incluso, impedir siquiera que la señal llegue al cerebro.

Si la hernia de disco te está provocando dolor, la terapia TENS es tu nuevo mejor amigo. Podrá ayudarte a despedirte de esta incómoda sensación y recuperar el bienestar.

Y ahora que el dolor se ha ido de tu vida, ¿qué te gustaría hacer?

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.