BLOG

Embarazo y estimulación eléctrica: ¿Qué dicen los estudios?

La Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea (también conocida como TENS, por sus siglas en inglés) es una técnica analgésica no invasiva que se basa en la estimulación eléctrica de fibras nerviosas, a través de electrodos. De ahí que sea una alternativa ampliamente recomendada por médicos y fisioterapeutas en todo el mundo.

Su objetivo es aliviar el dolor. ¿Cómo? Frenando el impulso doloroso en la médula espinal y la liberación de endorfinas. Al ser una alternativa natural, no suele tener efectos secundarios.

Pese a sus bondades, hay casos específicos en los que no debe aplicarse, como cáncer, diabetes, epilepsia y marcapasos. Y aunque la terapia TENS no suele recomendarse durante la gestación, ciertas investigaciones revelan interesantes datos al respecto.

La terapia TENS y el embarazo

Se sabe que este tipo de terapia no es recomendada durante el primer trimestre del embarazo. Lo que ocurre es que, durante esta etapa, el feto es muy sensible a diversos cambios y anormalidades.

Una vez pasado ese tercer mes de gestación, no se han demostrado problemas específicos para el uso de TENS. No obstante, una publicación hecha por la Universidad de Iowa recomienda hablar primero con el médico para evaluar el uso de esta terapia en el embarazo.

También se sabe que, en casos de embarazo, la TENS contaría con dos características particularmente importantes:

  1. No requiere de medicamentos.
  2. Puede aplicarse en casa, de un modo rápido y sencillo.

 

Según indica la Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal del País Vasco, la TENS se trata de “un método sencillo y con pocos efectos secundarios, por lo que se ha estudiado su uso en analgesia obstétrica”.

La Consejería de Salud de la Región de Murcia señala que la terapia TENS “ha sido ampliamente utilizada como analgesia durante el parto sin que se haya informado de efectos secundarios”. Al mismo tiempo, ha señalado algunos aspectos de riesgo potencial, como contracciones uterinas, cambios en el desarrollo fetal y efectos en la conducción eléctrica en el corazón fetal.

Por ello, señala que al aplicarla debe considerarse la densidad de la piel, la profundidad estimada de la grasa bajo los electrodos y la posición fetal en el útero. “Antes de aplicar TENS, se deben valorar muy bien si hay otras medidas terapéuticas alternativas y se deben adoptar más precauciones si la mujer tiene antecedentes de epilepsia o tiene una historia de abortos espontáneos previos”.

Estudios recientes han hablado de la TENS en el embarazo y el parto

En 2019, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria realizó una investigación para evaluar la efectividad analgésica de la TENS durante la labor de parto. Trabajó con dos grupos de mujeres embarazadas para estudiar su relación con el dolor y el uso de la electroestimulación.

En las conclusiones, puede leerse lo siguiente: “Existe relación directa entre el manejo del dolor y niveles altos de satisfacción. Recomendamos el uso del TENS durante el parto, con una frecuencia alta modulada en el tiempo y una duración del impulso alta”.

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LOS ELECTRODOS EN TENS Y EMS

Por su parte, la red internacional de salud Cochrane (con sede en Reino Unido) realizó una investigación sobre la efectividad de la TENS para aliviar el dolor durante el trabajo de parto. Concluyó lo siguiente: “Solo hay evidencia limitada de que la TENS alivia el dolor durante el trabajo de parto y no parece tener repercusiones (positivas ni negativas) sobre otros resultados para las madres o los recién nacidos”.

Un estudio similar fue publicado en la Revista Mexicana de Anestesiología, al hablar sobre la estimulación eléctrica transcutánea en el alivio del dolor del trabajo de parto. “La TENS es una alternativa al manejo del dolor en el trabajo de parto en aquellas pacientes que rechazan el bloqueo epidural o en las que por razones médicas está contraindicado”, señala.

Para mejores resultados, siempre hay que tener en cuenta:

  • Colocarse correctamente los electrodos.
  • No colocar los electrodos cerca de heridas, zonas con flebitis o várices.
  • Evitar su uso en caso de fiebre.
  • No aplicar en el trayecto de la arteria carótida.
  • No usar en caso de hernia en el abdomen o la región inguinal.
  • Nunca utilizarlo en la zona del cuello para arriba. Nunca en la cabeza.

TENS y embarazo: continúan los hallazgos

Con una efectividad probada en una amplia variedad de casos, la Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea continúa siendo una opción recomendada por especialistas de todo el mundo.

En los casos de embarazo, ciertamente existen algunas limitaciones, relacionadas más que nada con determinados meses de la gestación. Y al mismo tiempo, existen pruebas sobre la efectividad de la terapia TENS durante el parto. Los estudios continuarán arrojando información al respecto.

Como siempre, antes de someterte a una terapia con TENS si estás gestando, te recomendamos que consultes con tu médico obstetra y/o especialista sobre cómo aliviar las molestias que estás sintiendo. 

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.