BLOG

Tips para prevenir y controlar tu endometriosis

Nuestro cuerpo representa una fascinante infraestructura. Uno de sus procesos más conocidos es cuando se alista para la gestación de un nuevo ser humano. Entonces, el organismo echa mano de todos sus recursos para lograrlo y se expulsa cuando no ocurre así. Sin embargo, ciertas complicaciones de salud afectarían este proceso.

Durante el ciclo menstrual, algunas mujeres presentan dolores en la zona pélvica. Y si la molestia es más severa, podríamos estar hablando de endometriosis. A continuación, te compartimos de qué se trata y cómo prevenir y controlar los síntomas de quienes la presentan.

Qué es la endometriosis y cuáles son sus síntomas

Dentro del cuerpo, el tejido que cubre el interior del útero es conocido como ‘endometrio’. Su labor es facilitar la implantación del óvulo fecundado; y cuando eso no ocurre, se expulsa al exterior en forma de sangrado menstrual.

Cuando las células del útero crecen en otras zonas, ocasionan dolor, sangrado e incluso infertilidad. A eso se le conoce como endometriosis.

Cuando ese endometrio crece fuera de la cavidad uterina, pueden ocurrir molestias de diferente tipo:

  • Alteraciones menstruales (sangrado fuera de la regla, en menor cantidad o de color oscuro).
  • Dolor durante el coito (dispareunia).
  • Dolor menstrual (dismenorrea).
  • Dolor pélvico crónico.
  • Infertilidad.
  • Molestias urinarias (disuria).
  • Sangrado al orinar (hematuria).
  • Sangrado rectal (rectorragias).

Su tratamiento dependerá de aspectos como la edad, la gravedad de los síntomas y si la paciente desea o no embarazarse. Algunas de las opciones de tratamiento incluyen:

  • Analgésicos.
  • Terapia hormonal.
  • Progesterona (para encoger los tumores).
  • Cirugía (para eliminar tumores y tejido cicatricial).
  • Histerectomía (extirpación del útero, trompas de Falopio y ovarios).
  • Otras alternativas (ejercicio, técnicas de relajación y analgésicos de venta libre).

Cómo prevenir y/o controlar la endometriosis

Asesoría médica

Los expertos están para ayudarte a lidiar con los efectos de este padecimiento, así como para determinar tu nivel de tolerancia al dolor y las molestias presentadas.

Ante un cambio menstrual, dolor intenso y disminución o cambio en el color de la sangre, tu ginecólogo sabrá qué hacer.

Descanso

El estrés puede conducir a un cansancio excesivo, así como alteraciones cardiovasculares, mareos, problemas para respirar y, claro, irregularidades en el ciclo menstrual. Descansar siempre le hará bien al cuerpo.

Procura dormir de 8 a 9 horas diarias y de forma adecuada, con calidad de sueño y en total tranquilidad, para un descanso reparador que te prepare para un día lleno de actividades.

Dieta equilibrada

Se trata de elegir sólo alimentos que aporten los nutrientes necesarios para el funcionamiento óptimo del organismo. Realiza cinco comidas al día y aumenta la cantidad de frutas y verduras al día.

Lácteos y carnes pueden consumirse, pero sin excederse. Y siempre será mejor tener cuidado con las bebidas que contengan cafeína, como el café y los refrescos de cola, pues afectaría los síntomas de endometriosis.

Ejercicio

Se tenga o no endometriosis, practicar algún deporte con regularidad le hace bien a cualquiera. Ya sea al aire libre, en el gimnasio o en casa, tiene múltiples ventajas: prevenir enfermedades, mejorar el ánimo, aumentar la energía, mejorar el sueño e incluso optimizar la vida sexual.

No tiene por qué ser aburrido: con un poco de música, actividades que te gusten y/o acompañarte de seres queridos, puede hacerse del ejercicio un nuevo hábito.

Redes de apoyo

La familia, la pareja y los amigos siempre son bienvenidos. Compartir la información sobre esta enfermedad permite la empatía y el conocimiento. Y contar con su cariño te dará comodidad y confianza para tomar cualquier decisión.

Alivia tu endometriosis con terapia con TENS 

Prevenir y/o controlar la endometriosis es posible

La endometriosis puede representar varias complicaciones para la salud de las mujeres. Sin embargo, existen alternativas que les permitirían mantenerla a control o incluso prevenirla.

El seguimiento médico, de la mano de la información y las redes de apoyo, puede constituir el mejor combo para hacerle frente a este padecimiento.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.