BLOG

Cinco razones para decirle ¡SÍ! al ejercicio durante el periodo

Cuando se trata de rehusarnos a hacer ejercicio, los pretextos nos sobran, ¿verdad? Desde “No tengo tiempo” hasta el clásico “Comienzo la siguiente semana”, o incluso hay quienes argumentamos: “Es que estoy en mi periodo”…

Es una realidad que muchas mujeres no solemos hacer ejercicio durante la menstruación, incluso, puede que ponernos en movimiento sea lo que menos deseamos, dadas las razones obvias. 

Sin embargo, al posponer las rutinas de ejercicios, estaríamos ignorando ciertos beneficios que podríamos obtener a cambio. Aquí te contamos algunos de ellos. ¡Toma nota!

1. Bajar de peso

Sí, estás leyendo bien. Hacer ejercicio durante el periodo menstrual podría ayudarnos a perder algunos kilos. Y todo gracias a las hormonas.

Resulta que, durante esos días, los cambios hormonales llegan a ser tantos que incluso pueden acelerarnos el metabolismo y lograr que el cuerpo queme hasta… ¡200 calorías extra! Todo en una misma rutina de ejercicio. ¿Verdad que vale la pena?

Sin duda, el periodo no es precisamente nuestro momento más cómodo, ¿no es cierto? Sin embargo, relajarse ayuda… y mucho.

2. Mejorar el ánimo

Si eres de las mujeres a las que el periodo las pone un poco tristes o de mal humor, quizá podrías estimular un poco tu ánimo con un poco de ejercicio.

La liberación periódica de hormonas durante el ciclo menstrual está relacionada con el rendimiento deportivo, y también, con nuestro estado anímico. 

Ponernos en movimiento, además ayuda a sentirnos mejor, debido a la liberación de endorfinas, las tan famosas "hormonas de la felicidad"

3. Reducir la inflamación

¡Oh! ¿Sufres de cólicos e inflamación? La actividad física también puede ayudar con esto.

Se ha demostrado que el ejercicio cardiovascular (como correr o las rutinas de aerobics) pueden ayudar a disminuir los cólicos, así como a eliminar líquidos.

¿Ya te estás convenciendo de los beneficios de ponerse en forma también durante esos días? Y aún nos faltan dos beneficios más.

4. Aumentar el flujo sanguíneo

Ejercitarnos no tiene por qué ser un sacrificio. Todo depende de cómo lo elijamos hacerlo. 

Al ponernos en movimiento durante la regla echamos a andar la maquinaria de nuestro cuerpo. Y al hacerlo, el organismo nos compensa con una mejor circulación, la cual ayuda a disminuir los dolores, fortalecer las piernas y hasta disminuir molestias en rodillas y tobillos.

Para que sea más ameno, podemos hacerlo en compañía de nuestra música favorita y en la comodidad de casa o en algún parque lleno de verdes paisajes y respirando naturaleza.

5. Tener mayor resistencia al dolor

La actividad física podría ayudarnos a desarrollar mayor resistencia y tolerancia al dolor.

El cuerpo es capaz de resistir ciertos grados de dolor, pero un poco de ayuda siempre es bienvenida. ¿Y qué crees? Uno de los secretos para lograrlo es precisamente ponernos en movimiento.  

Algunas de las actividades recomendadas durante tu periodo menstrual son trotar, correr o nadar.

E incluso, hay posiciones de yoga que son perfectas para este momento, pues nos brindan beneficios analgésicos y nos ayudan a acelerar el proceso de sangrado.  

¿Qué ejercicio es el ideal según la fase del periodo?

  1. Menstruación (del día 1 al 5). Debido a que el cuerpo se siente más cansado y sensible, se recomiendan ejercicios suaves, como pilates o yoga.
  2. Fase folicular (tras la menstruación, hasta el día 12 o 14 del ciclo). Al aumentar los estrógenos y disminuir la progesterona, hay buena energía y estado de ánimo. Es un momento ideal para los ejercicios a intervalos de alta intensidad (los llamados HIIT).
  3. Fase ovulatoria (periodo de 36 horas en las que el óvulo se sitúa en el útero). Aquí son bienvenidas las rutinas de fuerza y ejercicios suaves de menor intensidad.
  4. Fase lútea (los 10 días previos al sangrado). Aquí el mejor priorizar el ejercicio cardiovascular prolongado y de intensidad moderada, como correr.

¡Arriba el ejercicio durante la regla!

Ahora ya lo sabemos. El ejercicio y el periodo menstrual no tienen por qué estar peleados. Al contrario, tiene beneficios que puedes aprovechar.

Recuerda que siempre, antes de iniciar cualquier actividad relacionada con el bienestar, debemos acudir a un experto y asesorarnos sobre lo que podemos o no hacer.

¿Qué te parece?¿Lo pondrás en práctica? ¡Haz correr la voz! 

 

Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clinico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar.