BLOG

¿Sufres de dolor crónico de pantorrillas? Aprende cómo tratarlo

El ejercicio es uno de los mejores amigos del cuerpo. Y al realizarlo, hay que tener cuidado de no poner en riesgo la salud.

En el caso de las piernas, por ejemplo, puede ocurrir una molestia en la pantorrilla, un dolor que puede ser crónico y que tiene sus propias causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es y dónde se localiza la pantorrilla?

Se llama pantorrilla a la parte posterior de la pierna, que comienza por debajo de la rodilla y se extiende hasta el tobillo.

¿Ya la ubicaste? Es esa parte abultada y carnosa que tenemos detrás de las piernas. Y tiene esa forma porque está compuesta por dos músculos principales:

  1. Gastrocnemio (un músculo grande que se divide en dos partes comúnmente llamadas ‘gemelos’: el interno y el externo).
  2. Sóleo (está detrás del gastrocnemio y del tendón de Aquiles).

¿Cuáles son los síntomas?

La pantorrilla cumple una función vital en cuanto a caminar y correr se refiere.

De ahí que los dolores asociados a ella puedan deberse a estas actividades. Así, un dolor crónico en la pantorrilla puede deberse a que:

-Los músculos ya están cansados o han sido utilizados en exceso.
-El tiempo de recuperación no es suficientemente largo.
-El calentamiento del músculo fue demasiado breve.
-Los músculos son débiles.

 

¿Por qué me duele?

Las causas también son diversas:

  1. Distensión de la pantorrilla: Lesión producida por el estiramiento del músculo, lo que provoca una sensación de dolor o pinchazo repentino en la zona afectada.
  2. Mala circulación de la sangre: Suele afectar a personas sedentarias o adultos mayores que no realizan actividad física. Puede hacer que los pies estén fríos y sea incómodo caminar.
  3. Varices: Las venas se inflaman y causan una sensación de pesadez y cansancio.
  4. Celulitis infecciosa: Esa una infección en la pierna que causa dolor intenso y enrojecimiento en la pantorrilla.
  5. Ruptura del tendón de Aquiles: Ocurre luego de un traumatismo directo en la pierna o en el talón, o tras una actividad física muy intensa. Puede haber dolor en la pantorrilla, dificultad para caminar, dolor al presionar el tendón de Aquiles y hasta que la persona refiera que escuchó una especie de ‘estallido’ o que algo golpeo su pierna.

¿Cómo combatirlo?

  • Descansando 

Es importante dejar que el músculo se relaje. Después, puede servir dar masajes y estirar poco a poco. Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios específicos.

  • Bebiendo mucha agua y consumiendo alimentos ricos en sodio y potasio

Pueden ser frutas, hortalizas, patatas, legumbres, frutos secos, semillas, leche, yogur, pescado, aves de corral y cereales integrales. El potasio puede ayudar a la coordinación muscular y el sodio ayudaría al funcionamiento de los músculos.

  • Compresa de hielo sobre la pantorrilla durante 15 minutos, varias veces al día

Puedes probar con compresas como la Backfreeze, que incluso viene en tamaño estándar (7x11 pulgadas), max (11x14 pulgadas) y mini (5x7 pulgadas). Su ventaja es que cuenta con un gel interior activo, el cual retiene y concentra la sensación de frío por más tiempo, prolongando el efecto de alivio.

¡No te detengas!

Para funcionar de la manera en que lo hace, tu cuerpo echa a andar toda una compleja maquinaria que te ayuda a llegar a donde quieres.

En este sentido, la pantorilla cumple una función vital para caminar, correr y realizar tu vida en general. Cuidarla y procurarla es lo menos que puedes hacer por tus piernas.

Como siempre, te recordamos apoyarte en un experto en la salud antes de tomar cualquier decisión relacionada con tu bienestar.

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.