BLOG

Calmar el dolor crónico de manera natural: ¿mito o realidad?

Sólo quien ha experimentado el dolor crónico sabe la profundidad de las sensaciones que se experimentan. Y para calmarlo, algunas personas que no encuentran un medicamento capaz de ayudarles han buscado otras posibilidades.

Existen muchas opciones para quienes buscan aliviar el dolor. Además de la medicina tradicional, hay alternativas que van desde la homeopatía hasta la electroestimulación.

¿Quieres conocerlas? Te las presentamos a continuación para que compruebes que, más que un mito, estas alternativas han sido una realidad para muchas personas.

Aliviar el dolor con homeopatía

Se trata de un sistema de medicina alternativa que tiene más de 200 años. Parte del principio de la similitud, al proponer que ‘lo similar cura lo similar’. Es decir, una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en las personas sanas curaría lo similar en personas enfermas.

La homeopatía se ha utilizado para muy diversos malestares, como cuadros alérgicos, asma, dermatitis, dolores de cabeza, enfermedades reumatológicas y cuadros depresivos.

La medicina homeopática considera que los síntomas de la enfermedad son respuestas normales del cuerpo a medida que intenta recuperar la salud. De ahí que exista todo un debate en torno a la efectividad de este sistema de curación, versus la medicina tradicional.

El uso de Cúrcuma

Es una planta que proviene de la India y también es conocida como ‘azafrán’ o ‘azufre de Indias’. Por su sabor y propiedades, es un elemento muy apreciado tanto en la gastronomía como en el bienestar.

En la cocina, de su tallo puede obtenerse un polvo cuyo sabor es entre picante y amargo, por lo que se utiliza para sazonar arroz, carnes y pescado.

Pero en la salud, se le han atribuido propiedades medicinales para enfermedades relacionadas con el colesterol alto, la artrosis e incluso el cáncer. Lo anterior podría deberse a que contiene antioxidantes y antiinflamatorias, así como una mezcla de fibra, proteínas, niacina, vitaminas (C, E y K), sodio, potasio, calcio, cobre, hierro, magnesio y zinc.

Cissus Quadrangularis

También conocida como ‘uva de potrero’, es una planta originaria de Sri Lanka. Al atribuírsele propiedades medicinales, algunas personas la consumen a manera de suplemento.

Por ejemplo, se dice que el Cissus Quadrangularis serviría para curar más rápido algún hueso roto, pues ayudaría al cuerpo a la absorción de calcio, esencial para la resistencia ósea.

También podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades como diabetes tipo 2 o las relacionadas con el corazón.

Algunas personas que padecen dolor crónico han recurrido a esta planta por su alto contenido de vitamina C, un antioxidante útil para reducir diversos tipos de inflamación y ayudar al buen estado de piel y huesos.

Glucosamina

Esta sustancia se obtiene del caparazón de los mariscos, aunque también se fabrica en laboratorios. Puede ayudar a tratar dolores relacionados con inflamación, daño y pérdida del cartílago.

Su efectividad es tal, que la propia Clínica Mayo la ha recomendado para enfermedades como artritis o artrosis. “El sulfato de glucosamina podría producir alivio del dolor en las personas con artrosis. El suplemento parece ser seguro y podría ser una opción útil para las personas que no pueden tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides”, aseguró.

¿Analgésicos naturales?

Para aliviar el dolor, muchas personas han volteado la mirada hacia las alternativas naturales, debido a que la medicina tradicional, en exceso, podría ocasionar problemas en el corazón o el hígado.

De ahí que, quienes buscan un analgésico natural, se han apoyado en aceites esenciales de los siguientes elementos:

  • Lavanda (Lavandu la officinalis). Suele utilizarse en casos de contracturas musculares, dolor menstrual y abdominal, así como para calmar el dolor crónico.
  • Albahaca exótica (Ocimum basilicum ssp basilicum). Se usa en contracturas musculares, dolor digestivo y espasmos intestinales, así como para casos de poliartritis.
  • Katafray (Cedrelopsis grevei). Antiinflamatorio y antálgico, se puede recomendar contra dolores de espalda, columna, cabeza y garganta.
  • Eucalipto azul (Eucalipto citriodora). Se utiliza en casos de tendinitis, ciáticas, epicondilitis, reúma muscular y articular, poliartritis reumatoide y cualquier dolor en general, por su poder antiinflamatorio.

Una solución innovadora y definitiva: electroestimulación

La terapia de electroestimulación ha sido ampliamente recomendada por médicos y fisioterapeutas, pues sus resultados han sido comprobados y, además, no requieren de medicamentos.

La llamada ‘terapia de electroestimulación transcutánea’ (también conocida como TENS) trabaja con impulsos eléctricos, los cuales entran al cuerpo mediante electrodos.

Funciona de un modo fascinante con el dolor crónico

Mediante los electrodos, se libera una ligera carga eléctrica que llega al cerebro incluso antes que de la señal de dolor lo haga. De esta manera, el alivio es efectivo.

La electroestimulación funciona mediante aparatos tan seguros que pueden utilizarse en casa. BackVolt, por ejemplo, además de ofrecer tecnología TENS con 30 niveles de intensidad, también reduce la fatiga muscular y proporciona un masaje relajante.

Elige tu opción ideal para el bienestar

Como puedes ver, aliviar el dolor es un objetivo perseguido desde muchos caminos. Podrían ser efectivos, pero hay que conocerlos y saber si pueden ayudarte.

Por lo anterior, es importante buscar asesoría con expertos en el cuidado de la salud, para que puedan orientarte sobre cuál es la mejor opción para cada caso en específico.

Vivir con plenitud es algo que todos merecemos. Por ejemplo, la homeopatía o la electroestimulación podrán ser alternativas muy diferentes entre sí, pero su finalidad es la misma: aliviar el dolor.

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.