BLOG

EMS para adelgazar

En el mundo de la electroestimulación hay una pregunta que se oye muy frecuentemente, y que se refiere a que si la EMS puede ayudarnos a perder peso de una manera saludable y en un tiempo relativamente rápido.

La respuesta es sí, pero ¿por qué puede ayudarnos a adelgazar? Y, ¿cómo es que puede hacerlo?

Recientes investigaciones han demostrado que los dispositivos de electroestimulación dan muy buenos resultados cuando se utilizan para recuperar músculos lesionados y para dar terapia física, y si bien hay poca evidencia que pueda vincular a los EMS con el adelgazamiento, hay algunas cuestiones para tener en cuenta.

Continúa leyendo y entérate sobre los mitos y verdades sobre bajar de peso con la ayuda de EMS.

Bajar de peso con ayuda de la EMS

La electroestimulación muscular es una técnica en la que se utiliza corriente eléctrica para generar contracciones musculares muy similares a las que envía el sistema nervioso.

El objetivo es imitar el trabajo muscular en ciertas fibras musculares muy profundas, que suelen ser difíciles de activar mediante entrenamientos físicos convencionales, y brindarles fortaleza y tonificación. Básicamente, la EMS otorgaría resultados rápidos con bajo esfuerzo físico.

Mitos y verdades de la EMS para adelgazar

  1. No es posible ponerse en forma mientras se está mirando televisión en el sofá. La EMS funciona si se la acompaña con una dieta balanceada, una rutina de ejercicios adecuada y la supervisión de un profesional médico y deportivo.
  1. Es falso que cualquiera puede estar en forma. Como todo en la vida, estar en forma requiere de entrenamiento, disciplina, predisposición y de las herramientas adecuadas para lograrlo. Pero, sobre todo, es una cuestión mental y emocional, si no hay ganas, no surgirá todo lo demás.
  1. El EMS permite realizar ejercicios más específicos, localizados y dirigidos. Contando con una correcta asesoría deportiva, la electroestimulación muscular te ayudará a entrenar aquellos músculos más difíciles y de fibras profundas. En el caso de una lesión física, quizá puedas entrenar otras partes de tu cuerpo gracias a esta tecnología. Es muy utilizada por deportistas de altas categorías mundiales, incluso futbolistas de los principales clubes europeos para no quedarse completamente inmovilizados tras sufrir una lesión importante.
  1. Con EMS NO adelgazas sin ningún esfuerzo. Si bien quemas grasas, sucede como con cualquier ejercicio, solo con EMS no perderás peso ni bajarás kilos de más, sino que deberás complementarlo con otras cosas, como una buena dieta, rutina y asesoría nutricional, médica y deportiva.
  1. NO debe aplicarse EMS TODOS LOS DÍAS. A diferencia del TENS para la terapia del dolor crónico, que su efecto aumenta si se realiza cotidianamente, con la EMS no es recomendable realizarla todos los días, pues las fibras no están preparadas para tanto estímulo y pueden lesionarse, haciéndonos más mal que bien. Expertos recomiendan realizarlo 2 veces por semana y combinarlo con ejercicios aeróbicos cardiovasculares.

¿Te ha sido útil este artículo? Recuerda que es muy importante que consultes con un especialista antes de comenzar cualquier tratamiento con TENS o EMS, ya sea para entrenar, para tratar los dolores crónicos, lesiones, o para bajar de peso.

En Backbone hallarás mucha información, artículos, material didáctico e infografías para dejar de lado el dolor crónico y cumplir con todos tus objetivos, desde los más pequeños hasta los más grandes. Nada es imposible.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.