BLOG

dolor en el codo

¿Has sufrido de dolor en el codo en algún momento de tu vida? Aunque no lo creas, es lo más normal del mundo. El codo es un lugar de nuestro cuerpo que está en constante movimiento. Y, por ende, recibe abundante trabajo y desgaste.

En términos anatómicos, el codo es la articulación que une al brazo con el antebrazo y está conectado con tres articulaciones más (húmero, radio y cúbito). Cada extremo óseo se une entre sí gracias a un conjunto de ligamentos. Estos están rodeados por una estructura común denominada cápsula articular que contiene en su interior líquido sinovial.  

No siempre una dolencia en el codo se debe a una lesión directa, por eso es tan importante aprender a diferenciar sus síntomas y descubrir el porqué de su origen, para poder tratarlo de manera correcta y duradera.

Causas del Dolor de Codo

Un dolor de codo puede tener múltiples causas, y una de las más frecuentes en adultos es la tendinitis, que es una inflamación y/o lesión en los tendones, que son los tejidos blandos que unen los músculos a los huesos.

Hay personas que tienen más propensión que otras a sufrir lesiones en los codos tipo tendinitis, como, por ejemplo, aquellos que practican ciertos deportes que involucran el uso de las muñecas. Por eso no es raro que a esta afección se la conozca universalmente como “codo de tenista” (Epicondritis Lateral).

En otras actividades; practicar jardinería, jugar béisbol, golf o tenis, utilizar un destornillador durante mucho tiempo, o usar demasiado la muñeca en nuestras actividades cotidianas, son otras de las causas más comunes de la tendinitis del codo.

Como dato curioso, los niños pequeños también pueden desarrollar tendinitis. Se le llama “codo de niñera”, y sucede cuando se los lleva con el brazo estirado al caminar. Los huesos se estiran y separan momentáneamente generando un desgaste que les terminará ocasionando dolor.    

Otras causas frecuentes de dolor en el codo:

  • Bursitis: Las bolsas sinoviales de las articulaciones (bursas) se inflaman y reducen la fricción entre las partes móviles generando dolor y rigidez.
  • Artritis: Sucede cuando se estrecha el espacio articular por la pérdida del cartílago protector del codo.
  • Distensión muscular o desgarramiento en el codo: Es una lesión en un músculo o un tendón en la zona del codo.
  • Infección en el codo: Un golpe lacerante podría ocasionar dolor, enrojecimiento, hinchazón, pus e inflamación de los ganglios linfáticos.

Prevención y Tratamiento del dolor de Codo 

La terapia con TENS puede ser uno de los métodos más exitosos para eliminar el dolor crónico de codo. ¿Sabes cómo funciona el TENS? Y ¿Cómo colocar los electrodos para que la terapia TENS funcione al 100%? Continúa informándote con Backbone. CLICK AQUÍ.

Alberto C. es de Bogotá, Colombia, tiene 45 años y practica tenis desde hace 17 años. Cuando comenzó su vida adulta sufrió intermitentemente de dolor de codo que le impidió desarrollar su afición al 100%. Solucionó su dolor crónico durante algunos años con ayuda de frío, analgésicos y con reposo. Recientemente, y luego de un periodo largo de dolor, un fisioterapeuta le recomendó que probara con una terapia con TENS. Y así fue como encontró una solución efectiva, a largo plazo y sin necesidad de invertir mucho dinero.

“Me puse en contacto con Backbone por recomendación de mi fisioterapeuta, y les conté cuáles eran mis inquietudes y necesidades. Fue así como conocí el electroestimulador BackVolt. La electroestimulación transcutánea me ayudó definitivamente con mi dolor de codo, y, por supuesto, me hizo volver a jugar al tenis sin pensar más en las molestias”.

Otros tratamientos que se utilizan para aliviarlo

  • Analgésicos y fármacos (de venta libre y recetados). 
  • Realizar ejercicio para mejorar la fuerza y la flexibilidad
  • Aplicar tratamientos con frío o calor proporciona alivio en las articulaciones a corto plazo.
  • Inyecciones de ácido hialurónico en las articulaciones para lubricarlas.
  • Inyecciones de anestésicos/antinflamatorios para aliviar el dolor. 
  • Fisioterapia y ergoterapia para aliviar el dolor mediante masajes y ejercicios posturales.
  • Descansar la zona dolorida y suspender actividades por un periodo de tiempo.
  • Tratamientos y terapias alternativas. 

Antes de que te propongas comenzar con un tratamiento para el dolor, recuerda que, si este perdura en el tiempo, es muy importante que consultes con un especialista. Efectuar un diagnóstico temprano podría prevenirte complicaciones posteriores y atacar a tiempo cualquier enfermedad. 

¿Te ha sido útil este artículo? En Backbone hallarás mucha información, artículos, material didáctico e infografías para dejar de lado el dolor crónico y cumplir con todos tus objetivos, desde los más pequeños hasta los más grandes. Que el dolor no sea un obstáculo, pon tú los límites que quieras traspasar.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.