BLOG

El arte de hacer masajes: todo lo que debes tener en cuenta

Tras una lesión, los expertos suelen hacer diversas recomendaciones, como medicamentos o la aplicación de compresas frías o calientes. Sin embargo, si en algo coinciden los especialistas, es en sugerir un masaje.

El masaje es una herramienta terapéutica muy efectiva, con muy diversos beneficios y recomendado para una gran cantidad de situaciones.

Para que ese masaje sea seguro y tenga los resultados esperados, se requiere considerar algunos elementos, los cuales te presentamos a continuación.

Masajes, ¿qué son y cuáles son sus beneficios?

Puede ser una caricia suave o incluso una presión intensa, según se necesite. Lo cierto es que se consideran una parte complementaria de una amplia gama de tratamientos.

Masaje se refiere a la presión, frotamiento y manipulación de la piel, músculos, tendones y ligamentos con fines de sanación.

Existen diferentes tipos de masajes:

  • Masaje sueco: Es suave y se realizan movimientos largos, amasantes y circulares profundos, así como vibración y golpeteos. Suele utilizarse para proporcionar relajación y energía.
  • Masaje profundo: Utiliza movimientos lentos y más fuertes con el fin de llegar a capas más profundas de músculo. Se usa en casos de daño muscular por lesiones.
  • Masaje deportivo: Es similar al masaje sueco, pero se enfoca en actividades deportivas para prevenir o tratar lesiones.
  • Masaje de punto desencadenante del dolor: Se centra en las partes sensibles de fibras musculares tensas tras una lesión o por el uso excesivo de algún músculo.

Beneficios de los masajes:

  • Aumento en la relajación.
  • Disminución de la frecuencia cardiaca y la presión arterial.
  • Disminución del estrés.
  • Mejora en la circulación y energía.
  • Mejora en la función inmunológica.
  • Optimización del estado de alerta.
  • Reducción del dolor, inflamación y tensión de los músculos.

¿En qué casos podría ser recomendable un masaje?

  • Ansiedad.
  • Distensiones o lesiones de los tejidos blandos.
  • Dolor de cuello y espalda alta.
  • Dolor en la articulación temporomandibular.
  • Dolores de cabeza.
  • Fibromialgia.
  • Insomnio relacionado con el estrés.
  • Lesiones deportivas.
  • Lumbalgia.
  • Neuralgia.
  • Síndrome de dolor miofascial.
  • Trastornos digestivos.

¿Qué debe tomarse en cuenta con los masajes?

Si bien los masajes conllevan grandes beneficios, también es cierto que deben tomarse en cuenta las variables. Algunas de ellas son las siguientes:

Hablar previamente con el médico

Es preciso conversar con un experto en la salud para evaluar las ventajas y desventajas de los masajes para un caso específico. Por ejemplo, podría requerirse información adicional en caso de embarazo, cáncer o algún dolor difícil de explicar.

Acudir con un masajista profesional

Puede solicitarse su certificación, experiencia, referencias, cuántas sesiones serán necesarias, costos e incluso averiguar si la cobertura médica incluye este servicio.

Un masaje no necesariamente causaría dolor

Aunque con algunos tipos de masajes se quitaría esta sensación al día siguiente, no necesariamente deben ser así. Si el masaje llega a generar incomodidad o incluso dolor, hay que avisarle de inmediato al aplicador. Muchos problemas graves comienzan justamente por una presión excesiva.

¿Cómo prepararte para un masaje?

Antes de comenzar la sesión, deben preguntarte por tus síntomas y antecedentes médicos. Te dirán qué tipo de masaje recibirás, para lo cual puedes quitarte la ropa o llevar prendas holgadas, según la comodidad. Suele ser sobre una camilla para masajes y tu cuerpo estará cubierto con una sábana.

El masajista debe salir de la habitación antes de quitarte y ponerte las prendas. También mediante el tacto realizará una evaluación para ubicar las zonas de dolor o tensión y para determinar cuánta presión debe ejercer. Debido a que puede usar algún aceite o loción para reducir la fricción sobre la piel, hazle saber si tienes alergia a alguno de los ingredientes.

La sesión puede acompañarse de música y suele durar entre 10 y 90 minutos, según el tipo de masaje y el tiempo disponible. Más allá de eso, la idea es sentir tranquilidad y relajación durante el masaje y después de él.

¿En qué casos NO se recomiendan los masajes?

  • Bajo recuento plaquetario (trombocitopenia grave).

  • Huesos rotos (fracturas).
  • Infecciones.
  • Osteoporosis grave.
  • Quemaduras o heridas en recuperación.
  • Si la persona está tomando medicamentos anticoagulantes.
  • Trastornos de sangrado.
  • Trombosis venosa profunda.

Los masajes son una alternativa tan noble que incluso puede ser practicada con uno mismo o mediante aparatos electrónicos, también con resultados muy efectivos.

Backvolt, por ejemplo, es un dispositivo que ofrece 10 niveles de masaje para ayudar en la relajación y alivio del dolor en alguna parte del cuerpo.

También funciona como electroestimulador para proporcionar la terapia conocida como TENS (Electroestimulación Neural Transcutánea, por sus siglas en inglés, que bloquea la sensación de dolor antes de llegar al cerebro), así como la EMS (siglas de Electroestimulación Muscular, ideal para tonificar y potencializar el trabajo hecho con ejercicio).

Masajes como una herramienta de sanación

Como podemos ver, los masajes representan una alternativa segura y efectiva para formar parte del combo que permite aliviar algún dolor físico. El masaje es un método de sanación natural. El masaje es un arte.

Por fortuna, es un método sencillo y disponible al alcance de las personas. Además, como ya vimos, puede ser proporcionado tanto por una persona como por un aparato electrónico.

Por supuesto, un masaje no sustituye la supervisión médica, así que siempre será recomendable apoyarse con un experto en la salud para todo lo relacionado con el bienestar del cuerpo. Incluso, el especialista podría ayudar a determinar el masaje que podría ser más adecuado para la persona según su situación particular.

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.