BLOG

Maniobras para aliviar calambres, ¿las conocías?

Al levantarte de la cama, terminar alguna rutina, por algún medicamento, tras un largo día de trabajo, al nadar… un calambre puede ocurrir al realizar algunas actividades físicas. El dolor suele ser intenso, pero por fortuna puede tratarse en casa y de maneras muy sencillas.

A continuación, te compartimos qué son los calambres, cuáles son sus síntomas, por qué se originan y, sobre todo, qué se puede hacer para aliviar el dolor que generan.

Qué son los calambres

Quizá en algún momento hacías una determinada actividad física y tuviste que detenerte por la sensación de un calambre repentino. A esto se le conoce como calambre muscular y puede causar un dolor intenso.

Un calambre muscular es una contracción repentina e involuntaria de uno o más músculos.

Por lo general, los calambres suelen ser inofensivos. Sin embargo, algunos serían tan dolorosos que incluso imposibilitarían temporalmente el uso de la zona afectada.

La mayoría de estos calambres suelen ocurrir en las piernas, sobre todo en la pantorrilla. A la sensación de dolor repentino y agudo, puede sumarse ver o sentir una especie de bulto duro de tejido muscular bajo la piel.

Causas de los calambres

Aunque en muchos casos no se sabe la causa, los calambres suelen deberse a:

  • Deshidratación.
  • Mantener la misma posición durante un periodo prolongado.
  • Tensión muscular.
  • Uso excesivo de un músculo.

También existen algunos factores de riesgo, como los siguientes:

  • Con los años se pierde masa muscular.
  • Los deportistas podrían deshidratarse en climas cálidos.
  • Padecer diabetes o trastornos nerviosos, hepáticos o tiroideos.
  • Son frecuentes durante el embarazo.

¿Qué hacer en caso de calambre?

Prueba haciendo elongación (estiramiento)

Estirar o masajear suavemente el músculo puede ayudar mucho. Para relajarlo, elonga el músculo acalambrado y frótalo suavemente. Hay que mantener el músculo estirado hasta que el calambre vaya cediendo.

  • Para un calambre en la pantorrilla, coloca el peso en la pierna acalambrada y dobla ligeramente la rodilla.
  • Si no puedes pararte, siéntate en el piso o en una silla con la pierna afectada extendida.
  • Intenta tirar de la parte superior del pie del lado afectado hacia la cabeza, mientras se mantiene la pierna en posición recta.
  • Para un calambre en la parte anterior de los muslos (cuádriceps), usa una silla para estabilizarte e intenta tirar del pie del lado afectado hacia arriba, hacia los glúteos.
  • Para estirar los músculos isquiotibiales, puedes sentarte y estirar la pierna, manteniendo la rodilla sin flexionar, e inclinarse hacia delante hasta tocar el pie.

Puedes aliviar tus calambres con terapia de frío y calor

Aplica calor cuando el músculo esté tenso y hielo cuando el músculo duela. Se puede usar una toalla tibia o una almohadilla de calor sobre los músculos tensos. También ería de utilidad un baño tibio o dirigir el chorro de una ducha caliente hacia el músculo acalambrado. Y para alternar, masajear el músculo acalambrado con hielo puede aliviar el dolor.

Algunos usan fármacos

En este caso, hay que asesorarse con un experto en la salud, sobre todo porque algunos medicamentos hacen que la persona presente algunos efectos secundarios, lo mismo que pomadas y otros fármacos.

También existen opciones naturales para prevenir un calambre

El aceite de eucalipto o el de romero podrían ayudar a aliviar calambres, debido a sus propiedades que generan calor en la piel. Las pomadas, cápsulas o infusiones de hojas de parra también son recomendadas.

En el caso de masaje en la zona, existe un aparato capaz de ofrecer la relajación que tanto se está buscando: se llama electroestimulación.

Se llama BackVolt y ofrece tres ventajas en un solo aparato: ofrece la terapia conocida como Estimulación Eléctrica Transcutánea (TENS) para bloquear la sensación de dolor, tonifica los músculos mediante la Estimulación Muscular Eléctrica (EMS) y ofrece 10 niveles de masaje, algo ideal para quienes desean aliviar el malestar de un calambre.

Calambres: un dolor que tendría solución

Como hemos visto, los calambres han acompañado al ser humano a lo largo del tiempo y su tratamiento puede ser rápido y efectivo, si no es que desaparece por sí solo.

Por supuesto, la asesoría de un experto siempre es bienvenida. Por lo tanto, sí merecería la pena una visita médica en casos en los que el calambre cause una molestia más intensa de lo esperado, se acompañe de hinchazón o enrojecimiento, sean comunes o no mejoren con el cuidado personal.

Por fortuna, en la mayoría de los casos existen alternativas que pueden ayudar a solucionar el problema, de una manera rápida pero sobre todo efectiva.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.