BLOG

¿Te has lesionado sin hacer deportes? ¡Es más frecuente de lo que crees! Te contamos por qué

¿Practicas algún deporte? Este texto es para ti. ¿No practicas algún deporte? Este texto también es para ti.

El cuerpo humano es una ingeniería deslumbrante al servicio de nuestras necesidades. Algunas personas han practicado deportes y se han lastimado, mientras que algunas otras no se ejercitan… y también se han lastimado.

¿A qué se debe esto? Si bien existen lesiones que podrían ocurrir al practicar algún deporte o al hacer ejercicio, no son exclusivas de los jugadores. Conoce algunos ejemplos:

¿Por qué ocurren las lesiones aunque no se practique algún deporte?

Los seres humanos estamos en movimiento. Y aunque nuestros cuerpos están hechos para ello, algunos contratiempos podrían lastimarnos, seamos o no deportistas.

Una caída, esguince o fractura puede ocurrir tanto en una cancha deportiva como en la cocina de un hogar, la banqueta de una calle o el pasillo de una oficina.

Sin importar en dónde hayan ocurrido, las lesiones pueden clasificarse en dos tipos:

  • Agudas: ocurren de repente, ya sea al jugar, hacer ejercicio o caminar, entre otros. Un ejemplo sería al resbalarse estando en casa o chocar con algún poste al caminar.
  • Crónicas: se van dando con el tiempo. En los deportistas, puede ser el resultado de practicar por mucho tiempo.

Un ejemplo es el uso excesivo del codo, que puede provocar el llamado ‘codo de tenista’. O si alguien pasa un tiempo excesivo en la computadora, estaría en riesgo de presentar túnel carpiano en la muñeca, por el constante uso del equipo.

¿Qué tipos de lesiones puedo sufrir haga o no deporte?

Como puede verse, cualquier persona puede presentar algún tipo de lesión, sin importar su profesión, pasatiempo u ocupaciones diarias.

Lesiones cervicales, lumbares y dorsales

Cualquiera que tenga una mala posición al dormir, sea o no deportista, tendría una lesión en esta zona. Se debe a que los nervios y articulaciones de la espalda se comprimen y terminan provocando dolor a la persona.

Lo mismo ocurriría en quienes mantienen una mala postura al sentarse, sobre todo al ejercer presión en la espalda, repetir movimientos o no tomarse las pausas necesarias.

Moretones

Las contusiones ocurren por un golpe directo o repetido contra algún objeto no afilado. Se debe a que se machucan las fibras musculares subyacentes y los tejidos conjuntivos.

Por ejemplo, un futbolista podría presentar un moretón en el cuerpo tras el impacto directo de un balón en alguna parte del cuerpo. Y para alguien no deportista, quizá al pegarse con la pared o machucarse con la puerta.

Calambre

Se trata de una contracción repentina e involuntaria de uno o más músculos. Ocurrirían tras hacer ejercicio durante un largo tiempo o por el uso excesivo de algún músculo, en el caso de los deportistas.

Sin embargo, también podría ocurrir en situaciones cotidianas, como durante la noche, cuando hace calor, por el consumo de ciertos medicamentos, la deshidratación o incluso por mantener una misma posición por un periodo prolongado.

¿TU GIMNASIO TE OFRECE ELECTROESTIMULACIÓN? TE CONTAMOS CUÁLES SON LOS BENEFICIOS

Torceduras

También llamados ‘esguinces’, es una lesión del ligamento (el tejido que conecta dos o más huesos en una articulación o coyuntura).

Cuando ocurre un esguince, uno o más ligamentos se estiran o desgarran. Podría ocurrir desde al tropezar en el campo de juego, hasta al bajar de las escaleras de casa.

Desgarros

Se les conoce igualmente como ‘distensiones’ y se trata de la lesión de un músculo o de un tendón (cuerdas fibrosas de tejido que conectan el músculo al hueso). Cuando ocurre un desgarro, el músculo o tendón se estira o se rompe.

Fracturas

La ruptura parcial o total de algún hueso estaría presente tanto en una caída como algún accidente de auto o una lesión deportiva.

Dislocaciones

Es cuando una articulación se desplaza de su posición normal. Y ocurriría por una caída o accidente dentro o fuera de las canchas deportivas. Además de ser dolorosa, inmoviliza la articulación y puede ocurrir en zonas del cuerpo como hombros, codos, dedos, tobillos, rodillas, caderas e incluso la mandíbula.

¿Qué hacer en caso de lesiones?

  • Reposo. Es darle tiempo a que descanse el área lesionada.
  • Compresas frías y/o calientes. Las primeras ayudan a disminuir la inflamación y el dolor, mientras que las segundas aumentan el flujo sanguíneo.
  • Compresión. Se trata de poner presión sobre el área adolorida para reducir la hinchazón.
  • Electroestimulación. Consiste en electrodos que se conectan a un aparato, el cual envía pulsos eléctricos al cuerpo. Se ha usado en rehabilitación muscular, tratamiento del dolor e incluso para bajar de peso. Son recomendados por médicos y fisioterapeutas, pues además de no necesitar medicamentos, son de uso casero y fácil de aplicar.

BackVolt es un aparato que ofrece Terapia de Electroestimulación Nerviosa Transcutánea (conocida como TENS), lo cual ayuda a bloquear la sensación de dolor antes de que la señal llegue al cerebro. Cuenta con 30 niveles de intensidad, además de proporcionar un masaje eléctrico.

Para quienes hacen ejercicio, Backvolt tendría un beneficio adicional, pues también ofrece terapia de Electroestimulación Muscular (EMS, por sus siglas en inglés), la cual consiste en pulsaciones eléctricas de baja frecuencia para fortalecer y tonificar el cuerpo.

5 TRUCOS PARA MEJORAR TU RUTINA DE DEPORTES QUE LOS PROFESIONALES NO QUIEREN QUE SEPAS

Seamos o no deportistas, las lesiones podrían estar presentes

El ejercicio siempre traerá beneficios para el cuerpo humano. Pero al practicarlo, podrían ocurrir algunos contratiempos que desemboquen en una lesión. Sin embargo, sea en la cancha o fuera de ella, nadie está exento de padecer alguna.

Como hemos visto, existen lesiones que no serían exclusivas del ámbito deportivo y podrían ocurrirle a cualquiera. Entonces, quizá la gran diferencia estaría en que quien practica ejercicio y sufre una lesión tendría más posibilidades de tener una óptima recuperación.

Más allá de qué tan expuestos o no estemos a las lesiones, cuidarnos siempre será la clave. Por ello, contar previamente con compresas, un botiquín médico y un aparato de electroestimulación será una manera de estar listos en caso de contratiempos

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.