BLOG

¿Qué es el dolor post-ejercicio? Te contamos cómo evoluciona

¿Sabes lo que le ocurre a tu cuerpo una vez que terminas de hacer ejercicio? Existe todo un complejo sistema de evolución del dolor. Para aliviarlo, la ciencia ha querido saber más sobre el funcionamiento de este proceso.

Se le conoce como ‘dolor muscular post-ejercicio’ y consiste en la sensación de un dolor sordo, el cual se percibe después de practicar algún esfuerzo muscular.

Así funciona el dolor muscular según el ejercicio que hagas 

Al practicar ejercicio, la membrana muscular puede lesionarse. Esto desencadenaría una reacción que conduce a una síntesis de unas sustancias del cuerpo parecidas a las hormonas, las cuales son conocidas como prostaglandinas (o PGE2) y que son las responsables del dolor muscular.

El transcurso del dolor por ejercicio suele evolucionar como si se tratara de una U invertida. Es decir, alcanzaría su momento máximo entre 24 y 48 horas después de la actividad física.

Es por eso que se le conoce como ‘dolor muscular de aparición tardía’. Puede afectar ligamentos, tendones, músculos, huesos y órganos en general.

Sin embargo, la sensación de dolor varía según el tipo de ejercicio o deporte que se practique. Un claro ejemplo ocurre en quienes practican carreras de larga distancia o de fondo, las cuales consisten en pruebas a pie de mayor distancia. En estos casos, según estudios, el dolor parecería alcanzar el máximo inmediatamente y luego disminuía poco a poco.

Funcionaría de un modo distinto en quienes practican ejercicios tipo step. Se trata de una actividad física variante de los aerobics y que consiste en una secuencia de rutinas sobre una plataforma pequeña, que puede ser un escalón o un banco. En estos casos, las personas suelen experimentar dolor máximo aproximadamente entre 36 y 48 horas después del ejercicio.

Dolor ‘bueno’, dolor ‘malo’ y algunas curiosidades al hacer ejercicio

Algo que es importante considerar es que la sensación de dolor estaría presente sin importar la experiencia o edad de la persona que esté realizando el ejercicio. De ahí que sea tan importante conocer opciones de alivio del dolor para cualquier tipo de caso.

En el mundo del fitness, algunas personas suelen asociar el dolor con los beneficios de la actividad física, con frases como “Sin dolor no hay ganancia”, “El dolor es parte del entrenamiento” o incluso “El dolor es sólo la debilidad saliendo de tu cuerpo”.

También suelen catalogar al dolor como ‘bueno’ o ‘malo’. “El bueno es el que asociamos al que se produce durante un ejercicio, que no te limita y te permite continuar hasta cuando el músculo se bloquea debido al agotamiento”. Así lo refirió el español Juan Francisco Marco, profesor del centro de ciencia deportiva, entrenamiento y fitness.

CARNE CRUDA, MANTEQUILLA Y SALIVA ¿ESTOS TRUCOS DE LA ABUELA FUNCIONAN CON LOS GOLPES?

Por el contrario, a decir del experto, “el otro caso es cuando se produce un dolor por una lesión, que tal vez te permita seguir haciendo el ejercicio, pero tendrás que parar por incapacidad de respuesta del músculo al esfuerzo que se le está exigiendo”. El asunto es saber identificar cada uno y en qué momento el dolor bueno pasa a convertirse en malo.

La diferencia medular en todo esto sería el reposo. Los músculos, tendones, ligamentos, cartílagos y huesos reaccionarían a la tensión causada por el ejercicio.

Cuando la persona no se toma un debido tiempo de recuperación, se produce un exceso de fatiga y estrés. Esto generaría que una de las partes involucradas en el cuerpo durante el ejercicio no responda al esfuerzo, lo cual desembocaría en un dolor malo.

ESTAS CELEBRIDADES CAMBIARON RADICALMENTE SUS CUERPOS

Una alternativa para aliviar el dolor post ejercicio

TENS son las siglas en inglés de ‘Terapia de Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea’ y se le conoce por su probada eficacia para aliviar el dolor. Al cuerpo se le administra una ligera descarga eléctrica vía electrodos. El resultado: bloquear la sensación de dolor, antes de que la señal llegue al cerebro.

Al ser natural y no requerir de medicamentos, suele ser recomendada por médicos y fisioterapeutas en todo el mundo. Tan es así, que puede aplicarse en casa con un pequeño y portátil aparato electroestimulador.

BackVolt, por ejemplo, es un aparato de electroestimulación que ofrece terapia TENS, con 30 niveles de intensidad y electrodos en varios tamaños, según la zona del cuerpo en donde necesite aplicarse.

Este mismo aparato ofrece otros dos beneficios: Terapia de Electroestimulación Muscular (EMS, por sus siglas en inglés), ideal para los atletas que buscan resultados en menor tiempo, pues se trata de pulsaciones eléctricas de baja frecuencia para fortalecer y tonificar los músculos.

Y por último, ofrece un masaje eléctrico para reducir la tensión articular para cuando llega ese necesario momento del reposo.

DEL REALITY SHOW A SER CAMPEÓN DE FISICOCULTURISMO: CONOCE A JUANPA FITNESS

Evolución del dolor, complejo sistema

El dolor que se produce después de cualquier tipo de actividad física seguirá siendo materia de análisis para la ciencia, en un afán por seguir encontrando más y más maneras de aliviarlo.

Uno de los resultados obtenidos con estas investigaciones es justamente la electroestimulación, tanto TENS como EMS. La primera es una opción natural para bloquear la sensación del dolor, mientras que la segunda busca potencializar los resultados obtenidos en la actividad física tradicional.

De este modo, y más allá del dolor, cualquier persona puede hacer del ejercicio un estilo de vida saludable y un buen hábito para toda la vida.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.