BLOG

Fisioterapia en plena segunda ola de COVID: cómo rehabilitarse en el hogar

En 2020, la humanidad atravesó uno de los momentos más duros de su historia reciente, debido a la pandemia por COVID-19. De pronto, todo se detuvo, había que permanecer en casa y evitar el contacto físico.

Cualquier plan a corto y mediano plazo terminó cancelado, incluyendo pendientes médicos, laborales, personales y académicos

Las consecuencias continúan siendo incalculables: negocios en quiebra, economías a la baja y, por supuesto, pérdidas humanas.

La segunda ola de Coronavirus y la salud 

Cuando todo comenzaba a tomar cierta dirección, en varias partes del mundo vinieron rebrotes, cepas y variaciones del virus. Esto ocasionó una segunda ola que, a la fecha, mantiene a muchas personas de vuelta en el encierro.

Por ejemplo, en el ámbito del bienestar físico, personas que solían asistir a sesiones de fisioterapia (debido a lesiones o dolores crónicos) tuvieron que cancelarlas, lo cual dejó en pausa este tipo de intervenciones.

Recomendaciones para realizar ejercicios de fisioterapia en casa 

¿Te lastimaste haciendo algún ejercicio y aún no puedes ver a un fisioterapeuta? Hasta que la situación actual lo permita, podrías consideras las siguientes alternativas:

Descanso y compresas frías y/o calientes

Una ventaja de quedarse en casa es que las personas que hayan sufrido alguna lesión pueden tomarse el tiempo necesario para descansar. Esto le permite a tu cuerpo trabajar en procesos como la cicatrización y la correcta recuperación del tejido.

Las compresas frías y/o calientes también han resultado ser de mucha utilidad. Las que se aplican en frío ayudan a disminuir la inflamación y el dolor, mientras que las compresas calientes aumentan el flujo sanguíneo. Las presentaciones pueden variar: en seco, en agua o incluso en sacos de semillas.

¿Debes ponerte frío o calor? Aquí te respondemos las preguntas más frecuentes. 

La ventaja de estas compresas es que pueden aplicarse en la comodidad del hogar y con efectos casi inmediatos. Sólo hay que tener mucho cuidado en su aplicación, pues si se colocan directamente sobre la piel pueden producir quemaduras.

Ejercicios funcionales

Hay rutinas muy sencillas de hacer que pueden ayudar a las personas durante el confinamiento. Lo importante es mantener la actividad y ejercitar las partes del cuerpo que no estén lesionadas. Y, por supuesto, recuerda comenzar con entre 5 y 10 minutos de calentamiento.

Puedes comenzar con algo sencillo para después irlo llevando a más; por ejemplo, comenzar elevando la zona afectada y después poco a poco aumentar el movimiento. Pero lo más importante de todo es no confundir el tiempo libre con la sobrecarga de entrenamiento. Eso puede llevarte a más lesiones.

Cuando comiences de nuevo, date un día de descanso y pon atención a tu cuerpo: cómo reacciona, tu ritmo cardíaco, tu respiración y, claramente, el área lesionada. Si la lesión ocurrió en la rodilla, por ejemplo, comienza por calentar, luego elévala un poco, flexiona, quizá puedas hacer algunas sentadillas contra la pared o apoyándote en una silla y descansar.

Mantener el tono muscular

Entre la pandemia, el encierro y el necesario descanso por la lesión, puede ser que el tono muscular disminuya. Para evitarlo, servirían los ejercicios anaeróbicos moderados. Por ejemplo, para alguien que se lesionó corriendo, pueden ser útiles alternativas como una escaladora elíptica (para evitar el impacto del pie en el suelo) o una bicicleta fija.

Otra opción es la llamada Electroestimulación muscularo EMS (por sus siglas en inglés). Consiste en pulsaciones eléctricas de baja frecuencia e intensidad para fortalecer y tonificar el cuerpo y aumentar la masa muscular.

Mitos y verdades de dejar y retomar el ejercicio tras una lesión, conócelos en este artículo. 

¿Necesitas hacer fisioterapia por dolores crónicos?

Enfermedades como la artritis reumatoide o la fibromialgia requieren de una atención importante que, debido al actual confinamiento, se ha visto afectada. Por fortuna, desde casa pueden hacerse muchas actividades que serían de gran ayuda.

Ejercicios

Los estiramientos son una serie de ejercicios suaves y constantes. Ayudarían a prevenir lesiones, aumentar el rango de movimiento en las articulaciones, dar mayor flexibilidad en los músculos, disminuir la tensión muscular, facilitar al cuerpo a hacer más movimientos y, por supuesto, prepararlo para mayores esfuerzos.

También los pilates serían de gran ayuda. Se trata de un sistema de entrenamiento físico y mental que combina movimiento y fuerza muscular con relajación, control mental y respiración. Pero sobre todo, tiene la ventaja de ser una actividad que puedes hacer en casa.

Yoga

Esta práctica milenaria sigue demostrando su efectividad en la salud. En casos de dolor crónico, ayudaría a prevenir y tratar lesiones graves, fracturas e incluso cirugías. Esto se logra a partir de la respiración, la meditación y la relajación.

De ahí que no sólo ayude al dolor crónico en sí, sino también al resto de los malestares asociados. Por ejemplo, puede disminuir el estrés, reforzar el sistema inmunológico, dar mayor fuerza física, armonizar mente y cuerpo, y una mayor conciencia del cuerpo y su funcionamiento.

Masajes

Manipular suavemente los tejidos del cuerpo ayuda a estimular los sistemas nervioso y muscular. Los masajes pueden ser muy sanadores pues, al encontrar los puntos sensibles, se proporcionan movimientos constantes para que la dolencia disminuya.

Los masajes pueden ayudar a relajar y descontracturar los músculos, mejorar la elasticidad de la piel y aliviar dolores agudos y crónicos.

Por supuesto, en todos los casos anteriores, apoyarse en un experto en la salud siempre será lo más importante. Ten a la mano el contacto de tu fisioterapeuta para que pueda asesorarte a distancia ante cada decisión relacionada con tu salud.

TENS para la rehabilitación en casa 

Los expertos en el cuidado del cuerpo también se han apoyado en la electroestimulación. Se sabe que puede aliviar el dolor tanto agudo (lesiones) como crónico (casos de artritis reumatoide o fibromialgia).

¿Sabías que puede bloquear la señal de dolor incluso antes de que llegue al cerebro? Se le conoce como ‘Electroestimulación nerviosa transcutánea’ o TENS (por sus siglas en inglés). Otra de sus bondades es generar contracciones musculares para fortalecer y tonificar el cuerpo (EMS).

Mientras la terapia TENS ayuda a bloquear la sensación de dolor, la EMS tonifica partes del cuerpo y realiza contracciones musculares.

Ya sea para casos de lesiones o de dolores crónicos, existe una alternativa que toma la innovación que ofrece la tecnología y las ventajas de la electroestimulación para proporcionar alivio al dolor.

Y esto es gracias a un mecanismo de uso casero, fácil de utilizar y seguro: los aparatos de electroestimulación.

Estos dispositivos pueden hacer mucho por un paciente con algún tipo de molestia física, ya sea una lesión por ejercicio, un dolor agudo o incluso crónico.

Utiliza Backvolt TENS para Fisioterapia: Te contamos cómo en este artículo

BackVolt, el cual cuenta con un sistema de electroestimulación 3 en 1: alivia el dolor (TENS), tonifica los músculos (EMS) y proporciona un masaje relajante.

Esta alternativa suele ser recomendada tanto por médicos como por fisioterapeutas en todo el mundo, pues los efectos secundarios suelen ser mínimos, no es invasiva ni requiere de medicamentos.

Seguirse cuidando

La pandemia por COVID-19 ha traído varias enseñanzas para la humanidad. Muchos, por ejemplo, debieron reinventarse para sobrevivir. Y en el caso de las personas con algún tipo de dolor físico, han tenido que buscar alternativas para que su rehabilitación continúe desde casa.

Y aunque claramente no es lo mismo, el seguimiento y compromiso de un paciente en el hogar puede ser de gran ayuda. Incluso, sería determinante para quizá evitar retrocesos al momento en que la situación le permita retomar sus citas de fisioterapia.

De momento, a todos corresponde seguirnos cuidando y, al mismo tiempo, velar por nuestra salud en aspectos más allá de la pandemia, como en el alivio y manejo del dolor físico.

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.